Tomando decisiones difíciles

Tomando decisiones difíciles

 

Todos los días tomamos diferentes decisiones en nuestra vida. Algunas son más sencillas y otras un poco más complejas. Desde elegir si nos vamos a despertar cuando suene la alarma o vamos a “regalarnos” 5 minutos más, todo es una continua decisión.Sin embargo, hay algunos momentos en los que pareciera que estamos en una encrucijada sin saber cual es el mejor camino que podemos caminar. Y hoy vamos a platicar de eso.

Para hacerte este proceso más sencillo, es importante que comiences haciéndote dos preguntas: 1) ¿Cómo quieres sentirte después de tomar la decisión?, y 2) ¿Qué quieres lograr con esto? Puede parecer trivial, pero en la medida en la que tengas claras las respuestas a estas dos preguntas, te será mucho más sencillo determinar cual es el mejor camino o ruta para ti.

Algo que va a apoyarte mucho en este proceso, es salirte de la ecuación y verlo con ojos externos. Normalmente cuando estamos dentro de un problema, es complejo observar las opciones que podemos tener. Sin embargo, cuando eso le está ocurriendo a alguien más, nos resulta más sencillo ya que tenemos menos apego. Lo que te invito a hacer es a “separarte” de lo que te está ocurriendo y que imagines que tu mejor amigo/amiga está pasando por esa situación. ¿Qué le dirías? ¿Cuál sería tu mejor consejo o recomendación? Es interesante lo inteligente que somos cuando se trata de asuntos de terceros, no? 😉

Otra invitación que te hago es que te imagines que te diría tu mejor versión sobre como lidiar o resolver esta situación. Es decir, si te toparas con tu “yo” 5 años mayor que tú, y le preguntaras que debes de hacer, ¿qué te respondería? Sé que puede parecer extraño preguntarte esto, pero sígueme el juego. Imagina que te topas con esa increíble persona frente a ti. ¿Qué tiene que decirte? ¿Qué más le preguntarías sobre esta decisión? Date el espacio de escuchar a tu intuición y lo que tiene que decirte.

Así mismo, otra forma en la que puedes obtener más información es escribir todos los beneficios y contras que tiene cada opción. Esto no es para necesariamente comparar cual tiene más o menos, sino para darte la oportunidad de ver la foto completa y determinar que es lo que más te apoya.

Por último, respóndete esto: ¿Te ves haciendo esto por los próximos 10 años? O, si aplica mejor ¿Qué impacto tendría esta decisión para ti en 10 años? Cuando ponemos las cosas en perspectiva y nos damos cuenta de como queremos vivir estas opciones, las decisiones son más sencillas.

#ExplotaTuPotencial

La mejor forma de aprender algo es haciendo. ¿Qué acciones vas a tomar con lo que aquí viste?